lunes, 5 de marzo de 2012

¡Cuidado con los halagos, poetas!



Poetas que por el mundo vais
con vuestras verdades a cuestas,
nunca os dejéis manipular
por halagos de profetas;
de esos que cuando críticas
contra ti lanzan sus piedras,
olvidándose muy pronto
los dedicados poemas.

Ser libres como es el viento
que nos refresca la frente,
sin nunca pedir la filiación
ni nuestra cuenta corriente,
para el tan solo somos
un obstáculo que hay enfrente.

Sed el agua cristalina
que baja de la montaña,
sin corromper limpia y clara
como de un santo es su alma,
a pesar de las tentaciones que
durante vuestra vida os aguardan.

Escribid lo que penséis y
vuestras conciencias os dicten,
nunca prestéis vuestras plumas
para con ellas plasmar
las ideas de aquellos que,
en su beneficio interesado las utilicen.

Los poetas en la historia
siempre fueron marginados,
por escribir lo que querían
saltándose los tratados y 
sin importar personajes,
religiones, reyes o estados;
para ellos la verdad siempre,
la tuvieron de su lado,
sin importar el gran precio
que por la misma pagaron.

Joanmoypra/marzo/2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario